Acuerdos
  1. Home
  2.  | 
  3. Inicio
  4.  | Acuerdos

Acuerdos y resultados de nuestros casos

Acuerdos y resultados de nuestros casos $11,450,000 – Un tripulante sufrió quemaduras de segundo y tercer grado en más del 60% de su cuerpo luego de que su embarcación golpeara un gasoducto submarino; murió 28 días más tarde

Acuerdos y resultados de nuestros casos $11,450,000 – Un tripulante sufrió quemaduras de segundo y tercer grado en más del 60% de su cuerpo luego de que su embarcación golpeara un gasoducto submarino; murió 28 días más tarde

St. Martin & Bourque representó a la familia de un tripulante que sufrió lesiones de quemadura graves y finalmente fatales cuando su embarcación golpeó y perforó un gasoducto subterráneo. Al momento de la colisión, el buque intentaba navegar a una instalación de almacenamiento de petróleo. El gas que escapó del gasoducto se encendió y la embarcación quedó envuelta en llamas. Como resultado, el tripulante sufrió quemaduras de segundo y tercer grado en casi el 60% de su cuerpo. Recibió tratamiento hospitalizado en una unidad local de quemados por 28 días pero desafortunadamente falleció como resultado de sus terribles lesiones.

La demanda se interpuso contra distintas entidades que incluyeron al dueño de la embarcación, el dueño del gasoducto y los dueños de la instalación de almacenamiento de petróleo. Tras tomar más de 20 testimonios y litigar el caso por más de dos años, alcanzamos acuerdos con todos los demandados por un total de $11,450,000.00.

ACUERDO DE $11,000,000 – RECLAMACIÓN DE DERECHO MARTÍTIMO GENERAL/JONES ACT; MÚLTIPLES LESIONES QUE INCLUYERON PARAPLEJIA

Nuestro cliente, un residente del Reino Unido, fue asignado a trabajar como técnico de piso en una plataforma de perforación en el Golfo de México. El cliente estaba trabajando en el piso de perforación cuando una cubierta/placa de metal de la parte superior de la plataforma cayó aproximadamente 90 pies hasta el piso de la plataforma y golpeó al demandante en el costado izquierdo del cuerpo. Nuestro cliente sufrió múltiples lesiones, incluyendo una al plexo braquial izquierdo, varias costillas rotas, fracturas a múltiples vértebras lumbares, una lesión a la médula espinal, una ruptura de bazo, contusiones al hígado y pulmones, una fractura expuesta y dislocación del tobillo izquierdo, ruptura de tendón y dislocación del tobillo derecho y otras lesiones internas.

El cliente quedó atrapado debajo de una placa de metal hasta que uno de sus compañeros de trabajo la retiró. Se le transportó vía aérea a tierra e inicialmente se le sometió a cirugía para remover su bazo y reparar sus múltiples lesiones internas. Más tarde nuestro cliente se sometió a cinco cirugías en el tobillo izquierdo, una en el derecho y una fusión de columna de cinco niveles que involucró tornillos pediculares y bastones de fijación. Estuvo hospitalizado aproximadamente seis meses tras el accidente durante lo cual se sometió a extensa terapia ocupacional y física.

Como resultado de sus lesiones nuestro cliente, que tenía 23 años al momento del accidente, quedó parapléjico y ahora tiene un uso limitado de su brazo izquierdo debido a la lesión en el plexo braquial. No tenía la médula espinal seccionada pero sufrió daño neurológico extenso en la columna lumbar en el área de las vértebras fracturadas. No pudo recuperar funciones sexuales ni control de la vejiga y el intestino. Nuestros expertos consideraron que sus daños especiales, incluido el plan de atención para su vida futura, ascendían a aproximadamente 4.5 a 5 millones de dólares. Las reclamaciones de nuestro cliente se resolvieron durante una mediación por $11,000,000.

ACCIDENTE FERROVIARIO; MUERTE POR NEGLIGENCIA; $1.825 MILLONES

Nuestros clientes fueron la esposa e hijo de un hombre que se lesionó gravemente cuando su auto fue golpeado por un vehículo de mantenimiento ferroviario (conocido como “bateadora”) en un cruce entre la carretera y las vías en Red River Parish, Louisiana. Cuando el esposo y padre de nuestros clientes se acercó al cruce no vigilado, una bateadora cruzó el camino.

Debido al diseño del cruce, el esposo y padre no vio que había una segunda bateadora justo detrás. La segunda bateadora golpeó el vehículo del esposo y padre de nuestros clientes cerca de la puerta del lado del conductor y lo arrastró alrededor de 175 pies al norte. La investigación tras el accidente reveló que el operador de la bateadora violó múltiples reglas ferroviarias, causando así el choque. Estas reglas incluyeron el requisito de que el equipo de mantenimiento en las vías ceda el derecho de paso al tránsito vehicular en los cruces.

El esposo y padre de nuestros clientes sufrió lesiones graves y murió tras pasar once arduas semanas hospitalizado en la unidad de cuidado intensivo. A lo largo de esta hospitalización de 11 semanas, la esposa del lesionado permaneció a su lado, reconfortándolo cuando hablaba de su miedo a morir y batallando con la decisión que tomó en última instancia de retirarlo del soporte vital. El caso se resolvió en mediación por $1.825 millones.

ACUERDO DE $1,065,000 – A RAÍZ DE UN CHOQUE FRONTAL MORTAL CON UN SEMIRREMOLQUE

Un vehículo ocupado por los familiares de nuestros clientes circulaba con dirección al sur en la interestatal 59 cuando un tractocamión, que viajaba al norte en la misma carretera, experimentó una falla catastrófica en la llanta delantera. El semirremolque cruzó la franja central de la carretera e ingresó a los carriles con dirección al sur de la interestatal 59, golpeando el vehículo más pequeño y matando a sus cuatro ocupantes. Los fallecidos dejaron atrás a nuestros siete clientes, que fueron la esposa y cuatro hijos del conductor, los tres hermanos de un pasajero (que eran la esposa del conductor y dos hermanos más) y tres hijos de los otros dos pasajeros (que eran la esposa del conductor y dos hermanos más).

Tras un año de extensa exhibición de pruebas y mociones previas al juicio (para resolver asuntos de cobertura de seguros), los abogados de St. Martin & Bourque lograron resolver las reclamaciones de nuestro cliente con un acuerdo por un total de $1,065,000.

ACUERDO DE $1 MILLÓN A CAUSA DE UN CHOQUE CON UN SEMIRREMOLQUE

Nuestro cliente trasladaba un tractor John Deere con una enfardadora de paja por el acotamiento de la carretera 90 en St. Charles Parish cuando un semirremolque intentó sin éxito sobrepasarlo, golpeando la parte trasera de la enfardadora, empujándola 78 pies más allá del punto de impacto, lo que causó que nuestro cliente saliera proyectado.

Como resultado del accidente, el cliente sufrió lesiones craneales cerradas, múltiples abrasiones y cortadas a la cabeza, cara, brazo derecho, espalda superior, cadera, muslo, pierna y tobillo y múltiples fracturas cervicales En última instancia, el hombre debió someterse a una fusión cervical anterior de dos niveles, una cirugía del túnel carpiano y descompresión cubital asociada con las lesiones a su muñeca y hombro. Además, a nuestro cliente se le diagnosticó síndrome posconmoción que causó vértigo y discapacidades cognitivas y emocionales.

Tras dos años de litigios, los abogados de St. Martin & Bourque lograron negociar exitosamente un acuerdo de $1,000,000 en nombre de nuestro cliente.

ACUERDO DE $900,000 – CAÍDA DE UNA CANASTA DE PERSONAL; LESIÓN CRANEAL CERRADA CON CONMOCIÓN CEREBRAL; DÉFICIT COGNITIVO Y MIGRAÑAS; ESGUINCE LUMBAR Y CERVICAL

Nuestro cliente, un técnico de telecomunicaciones de 27 años, sufrió una lesión craneal cerrada y lesiones de cuello y de espalda baja tras caer de una canasta de personal sobre la cubierta trasera de un transporte de tripulación mientras se le trasfería a una plataforma de producción de petróleo en alta mar. El buque se movió con el mar antes de que se levantara a nuestro cliente de la cubierta trasera y las correas de la canasta de personal se desplomaron encima del cliente. El operador de la grúa no recolocó el brazo de esta ni permitió que el buque se estabilizara antes de alzarlo y procedió con el movimiento, lo que causó que la canasta se sacudiera de forma violenta e inesperada desde la cubierta trasera del buque. Como resultado, nuestro cliente no pudo sujetarse de las correas de la canasta y cayó de espaldas sobre la cubierta del barco.

Nuestro cliente aterrizó en la cubierta trasera del bote y su cabeza golpeó la cubierta con una fuerza suficiente para dejarlo inconsciente por un breve periodo de tiempo. Recibió tratamiento en la sala de urgencias el día del accidente pero fue dado de alta luego de que una resonancia magnética no mostrará evidencia de una lesión cerebral. Nuestro cliente continuó el tratamiento con un neurólogo quejándose de mareos, migrañas y pérdida de memoria y se le diagnosticó un síndrome posconmoción. También se sometió a una evaluación neuropsicológica y se detectó que presentaba déficit cognitivo en una serie de áreas. Como resultado del accidente, nuestro cliente sufrió una lesión craneal cerrada con conmoción cerebral y déficit cognitivo permanente que provocó un descenso en su coeficiente intelectual y su nivel general de funcionamiento cognitivo. El cliente siguió sufriendo con los síntomas del síndrome posconmoción, que incluyen migrañas frecuentes, y regresó al trabajo aproximadamente veinte meses tras el accidente con una disminución considerable en sus ganancias.

Nuestro cliente interpuso una demanda en contra del operador del buque por no mantenerlo estable y en posición antes de alzar y contra el dueño de la plataforma que empleaba al operador de la grúa aseverando que el operador no hizo su trabajo de forma segura ni utilizó una canasta de carga para transferir el equipo del buque a la plataforma. El cliente también aseveró que la canasta de personal era defectuosa debido a que, tras su accidente, se descubrió que uno de los cables elásticos de la canasta estaba roto. Los demandados alegaron que el accidente de nuestro cliente ocurrió debido a su incapacidad de sujetarse correctamente a la canasta de personal. También alegaron que nuestro cliente y su compañero de trabajo habían sobrecargado la canasta con su equipo y herramientas. Durante el procesamiento de la reclamación, el demandante recibió beneficios plenos de conformidad con la ley Longshore and Harbor Workers’ Compensation Act (“LHWCA”). Los demandados acordaron pagar al demandante $900,000 además de todos los montos que recibió conforme a la LHWCA.